Mi sueño no es tener un automóvil del año, sueño con jeeps willys arrumaos de Café rodando por trochas cafeteras

 

Cañón Río Catarina, Vereda El Río, La María, El Águila, Valle del Cauca.

Fue la respuesta de David cuando sentados frente al cañón del río Catarina contábamos nuestros sueños y como nos veíamos en los próximos años, mientras tomábamos aire para continuar con el recorrido en medio de los cafetales. Su respuesta además de inesperada, poco contrastaba con los deseos de la mayoría, sobre encontrar un trabajo que les permitiera viajar y conocer diferentes culturas y lugares, moviéndose como nómadas digitales por el mundo conectados a la red, esperando proyectos y oportunidades que les generara crecimiento personal y profesional. David pertenece a una de las familias de colonos antioqueños que emigraron al sur con ayuda de machetes, azadones, recuas de mulas y bueyes, abriendo caminos con la esperanza de construir un nuevo hogar en medio de las montañas vírgenes donde hoy se encuentra el corregimiento de La María en el municipio de El Águila, en el Norte del Valle del Cauca.

La María, El Águila Valle del Cauca

Hoy La familia Velásquez cuenta con más de 150 años de tradición cafetera y hace parte del centenar de familias de colonos que salieron movidos por la falta de oportunidades y las dificultades económicas, pero que, con trabajo duro, ahorro y el rechazo de la pereza, han forjado el carácter de la familia campesina que ha dado origen a una cultura viva de más de 200 años siendo reconocida como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, bajo el nombre de “El Paisaje Cultural Cafetero”.

Esta es la vista panorámica que tendrás al disfrutar de un delicioso almuerzo campesino frente a la casa de David.

David entendió la dura realidad que ha golpeado al campo colombiano desde que era estudiante en la escuela Jose Maria Cordoba ubicada en la vereda El Río. Esta situación ha hecho que el campo se envejezca ya que los jóvenes abandonan las fincas de sus familias buscando mejores oportunidades en la ciudad, poniendo en riesgo la caficultura como forma de vida. Al tener una visión clara e impulsado por la pasión que le genera el café, David decide armarse de conocimiento, especializarse en trabajo comunitario y fomentar la asociatividad para preservar las enseñanzas y procesos ancestrales en producción de café compartidos por sus abuelos.

David en acción, contando lo que sucede en los almácigos.

La actividad cafetera colombiana la desarrollan familias en pequeñas fincas de no más de dos hectáreas involucrando a toda la familia. “Las mujeres son fundamentales, hábiles y capaces como los hombres para sacar adelante sus cultivos y familias” nos contaba David mientras nos tomábamos fotos en el balcón de su instagrameable casa-finca que tiene más de 150 años de historias de la familia Velásquez.

Esta casa fue construida hace más de 150 años, donde han crecido cinco generaciones de la familia Velásquez

El trabajo familiar cafetero ha sido el motor que ha mantenido la unidad familiar y el amor que lo podrás sentir en cada taza de café que brindan. David atento a la nueva normalidad nota que el mundo está cambiando, y que la agricultura no espera y que además debe conseguir clientes para su marca de café especial “Aromas del Tatamá”. Que agrupa la producción de más de 15 familias campesinas cercanas, comercializándolo mediante dos presentaciones: libras de café en grano y molido, en varias tiendas de café en el Norte del Valle e incluso ya ha realizado ejercicios de exportación de micro lotes a Boston.

Y es que al visitar a David no solo comprenderás la importancia del campo colombiano, sino que conocerás sobre innovación, barismo, catación, tecnología, desarrollo de marca y exportación de café. Mientras caminas entre cafetales y senderos, apreciando el majestuoso Parque Nacional Natural Tatamá, conocido como el único páramo virgen debido a sus verticales y empinadas laderas que impiden su acceso. Tatamá es una palabra de la cultura indígena embera chami y significa “el abuelo de los ríos”. Su nombre no es en vano pues surte los acueductos de por lo menos 9 municipios, además de jugar un papel muy importante en la producción agropecuaria en algunos sectores de Risaralda, Chocó y Valle.

Las casas en bahareque son iconos del Paisaje Cultural Cafetero Colombiano

Emprender, reinventarse, resiliencia son palabras que por esta época han estado en la mente de todos. La pandemia ha hecho que aceleremos y desempolvemos las ideas y proyectos que teníamos, poniéndonos en modo “rebusque” en todo lo que hacemos. Y David sin ser ajeno a esa tendencia, decide innovar mostrando el proceso que ha venido desarrollando con varias familias cafeteras de la vereda El Río para producir un café especial de calidad fina con notas de miel, panela, chocolate, frutos rojos, piña colada y citricas que ha logrado calificaciones hasta de 86,7 puntos en taza de acuerdo a sus características, logrando un valor diferenciado.

Proceso de secado de café al sol

La historia sobre el proceso y los cambios que asumió la comunidad para retomar métodos ancestrales de cultivo, logrando un café especial, rentable y amigable con el medio ambiente, la podrás conocer en la experiencia turística “David El Gigante del Tatamá”, donde encontrarás dos aventuras que creamos con David y la comunidad:

1. Experiencia Cafetera “Café Aromas del Tatamá” donde conocerás todo sobre la cultura cafetera .

Viajeros disfrutando de un recorrido por las cafeteras de la finca El Cedral

 

Fachada de la casa de David

2. Experiencia “La Piedra del Indio” actividad de senderismo donde te divertirás caminando en el Parque Nacional Natural Tatamá.

Viajeros disfrutando de una caminata entre cafeteras, cascadas y senderos para llegar a “La Piedra del Indio”

David ya tiene ubicados los mejores sitios en el recorrido para tomar los mejores recuerdos de tu experiencia con la cultura cafetera del Norte del Valle.

Disfruta de la magia de la naturaleza, relajándote en las diferentes cascadas que encontrarás en el recorrido

¿Te gustaría degustar una deliciosa taza de café Aromas del Tatamá en el balcón de la finca donde la familia Velasquez inició esta tradición cafetera hace más de 200 años?

Viajeros disfrutando su fiambre campesino, luego de caminar a través de las cafeteras y cascadas

Si deseas más información no dudes en contactarnos. David ya tiene todo preparado y planificado para recibir tu visita. ¡Te estamos esperando!

La chiva, el jeep Willys y los caballos son los principales medios de transporte populares de la zona cafetera colombiana.

 

 

 

by Andrés Felipe Castaño Moreno