Cuando buscamos lugares para ir al pacífico colombiano casi siempre miramos Juanchacho, Ladrilleros y La Barra. Sin embargo, buscaba un lugar muy tranquilo para iniciar mis vacaciones; un lugar poco frecuentado donde pudiera desconectarme para conectarme con la naturaleza.

 

En esa búsqueda por referencia de @zanfecax mi compañero en @wowexperiencesco encontré La Loma Chucheros, un lugar especial a una hora y media en lancha desde Buenaventura.

 

Llegué un miércoles a la hora de almuerzo después del viaje en lancha ¡Llegué en el momento perfecto! Yanency Portocarreño la anfitriona del hostal envía a su hijo para hacer el transbordo de la lancha al bote y así llegar. Me reciben con un delicioso plato de sierra frita, mi estancia en este lugar empezaba con pie derecho disfrutando de la sazón increíble de esta región.

 

Después de una siesta me voy a caminar la playa chucheros hasta el final disfrutando de un atardecer mágico; el sol se veía muy redondo y proyectaba un resplandor en el océano mientras se ocultaba. Además, en esa playa conocí dos cascadas con pozos de agua dulce cristalinos que hacen un contraste atractivo con el mar. Al regresar al hostal armo mi carpa, un cafecito y el sol se termina de ocultar entre la selva y el mar para dar lugar a la noche.

Al día siguiente recorro los senderos de la zona entre la selva húmeda para llegar a Playa Juan de Dios una playa hermosa de 200 metros donde el océano hace un contraste verde con la selva. Es muy tranquilo el oleaje, se ve muy limpia la playa debido a que los anfitriones de esa zona están muy atentos con el plástico que llega de otros lugares. Aquí oprimes un botón de pausa; todo sigue fluyendo mientras escuchas la melodía del mar, el viento y los animales de la selva. Al regresar por el sendero me encuentro con puentes de madera y un desvío para un mirador a mano izquierda desde donde se ve la playa coqueros y un intenso azul del océano.

El día viernes me levanto motivado muy temprano, un amanecer después de un intenso aguacero. Al abrir mi carpa veo a los 4 perritos del lugar a mi alrededor dando el “buenos días”. Desayuno y salgo con Haner en su lancha pequeña y sin techo rumbo a los manglares. A los pocos minutos de salir la naturaleza nos regala un privilegio: dos delfines nos acompañan por 3 minutos saltando a cada lado de la lancha, es inevitable emocionarse y sorprenderse con este espectáculo inesperado. Seguimos navegando y empezamos a entrar en los esteros o manglares donde se baja la velocidad de la lancha, el mar es más tranquilo y el contraste entre la lluvia (6 aguaceros de 5 minutos cada uno), niebla, vegetación del mangle y sonidos de los animales te hacen agudizar los sentidos. Es un lugar que parece un laberinto natural; muchas entradas y salidas. De repente empezamos a escuchar algo fuerte y grande, eran las cascadas de la Sierpe; dos cascadas de agua dulce entre 35 y 40 metros aproximadamente que caen a los manglares verdes. Un lugar especial, las cascadas caen en forma de serpiente por el viento, me tiré al agua, a pesar del frío por los aguaceros anteriores era difícil evitar la tentación del agua verde selva.

10 minutos y salimos rumbo a otro lugar especial; la cascada el Ostional una caída de agua de 12 metros y en su interior se encuentra un pozo de color azul y verde de 3 metros de profundidad. Fue uno de los lugares que más disfruté; se ingresa con motor apagado, es muy densa la vegetación y se sube entre unos escalones de roca para llegar al pozo. Después de unos minutos abandonamos el lugar, volvemos a salir a mar abierto para llegar a las Tres Marías; unas piscinas naturales entre los manglares que caen al océano. Aquí el parche o plan es disfrutar de cada pozo y tirarse por un tobogán natural que cae al océano.

Es un tour de medio día, se recomienda hacerlo con la marea alta o “puja” para poder llegar a todos los lugares en lancha y si la cámara o teléfono no es waterproof llevar protector para el agua. Al regresar al hostal Loma Chucheros Yanency nos tenía preparada Raya guisada con coco, una delicia.

 

El sábado no aguanté la tentación de probar otra de las delicias del pacífico; langosta fresca guisada con coco desde el mirador con el mar y los botes como recuadro. Me tomó varios minutos saber como empezar a comer este plato sin pinzas pero lo disfruté de inicio a fin.

Después de una siesta nos embarcamos en la lancha con una pareja de Cali y Bogotá para disfrutar de otro espectáculo; avistamiento de ballenas. Tuvimos la fortuna de ver a la ballena Yubarta con el ballenato. Esta especie cada año migra desde el polo sur hasta las aguas tropicales de países como Colombia y Ecuador para reproducirse. La temporada va desde Julio hasta octubre, cada ejemplar adulto oscila entre 20 y 25 toneladas y puede medir hasta 15 metros. Al regresar a chucheros el atardecer era tan especial que decidimos caminar nuevo estas playas en compañía de los caninos del hostal entre ellos “Kody” un pitbull que disfruta del mar como ninguno de nosotros.

El día domingo decidimos ir a Playa Dorada a través de los senderos, son 2 horas aproximadamente entre selva donde avistamos algunas especies como lagartos y tortugas de río hasta ver ese color dorado especial de esta pequeña playa donde el oleaje es fuerte pero donde vale la pena tirarse al agua. De regreso de nuevo en la playa Juan De Dios con Wilson un sobrino de Yanency con ambiente buena onda del pacífico, Cristian, Laura, su novio y Yo nos relajamos por completo con un parlante pequeño escuchando Bob Marley o Chocquibtown. Después llegamos a playa Coqueros donde comimos coco con panela mientras el sol se hacía cada vez más fuerte. Al regresar al hostal Yanency me tenía lista otra delicia de esta zona; un pargo rojo con bastante salsa, inmediatamente me acordé de parte de la inspiración de la letra de “Mi buenaventura” del Grupo Niche escrita por el maestro Jairo Varela.

Finalmente terminamos el viaje por esta zona, me quedo con gratos recuerdos, paisajes y personas increíbles. Aquí no se ve el estrés, no escuchas a los lugareños mencionando malas palabras o “renegando”, aquí la buena vibra predomina, te recarga y te renueva de energía positiva o buena vibra.

¿Cómo se llega a este paraíso? Primero se debe hablar con Yanency para que esté pendiente de la llegada y unos metros en el océano antes de chucheros se pueda hacer el transbordo. Se llega a Buenaventura y se dirige al muelle turístico donde se compra un tiquete ida y regreso a chucheros (valor actual $85,000 COP), la lancha primero llega a Juanchaco y después se dirige unos 10 minutos frente a la bahía donde se hace el transbordo.

 

En el hostal hay energía en la noche de 6 p.m. a 9 p.m. hay señal móvil y hay hospedaje disponible en habitaciones o camping.

 

Aquí se puede disfrutar de diferentes tours cómo:

 

  • Kayak entre manglares
  • Cascadas la sierpe
  • Avistamiento de ballenas (de Julio a Octubre)
  • Gastronomía del pacífico
  • Avistamiento de delfines

 

Estas experiencias se pueden encontrar en www.wowexperiences.com.co donde puedes reservar.

 

Amig@ lector@ este es un destino que se encuentra en el Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, es para personas que quieren desconectarse y disfrutan de la naturaleza, son conscientes de la conservación y respetuosos con el medio ambiente. Recuerde no tirar basura en las playas o senderos, recoger la que pueda y no ser invasivo con las especies de fauna del lugar.

Autor: Julian Alvarado

IG: @julianxtreme

Septiembre 15, 2019

Author: Julian Alvarado

Viajero por naturaleza! Aventurero extremo, mochilero, Trailrunner y montañista. Conociendo destinos especiales de Colombia a través del deporte y la aventura.  

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*